Hoy abierto: 08:30-22:00
Mañana abierto: 08:30-22:00

La salud bucodental del bebé, más importante de lo que imaginas

Se puede pensar que como el bebé carece de dientes, no es necesario cuidar de su salud bucodental. Pensar así es un grave error, porque cuidar de la salud bucodental del bebé es más importante de lo que imaginas, ya que le ayudas a prevenir la aparición de caries y a que sus primeros dientes salgan sanos y fuertes.

CUIDAR DE LA BOCA DEL BEBÉ CUANDO AÚN NO TIENE DIENTES

Tener especial cuidado de sus encías es fundamental en los primeros meses de vida del bebé, antes de la erupción de sus primeras piezas dentales. Si sigues los siguientes consejos, evitarás que tu bebé pueda padecer caries:

  • Después de cada toma, pero especialmente importante después de la toma de la noche, debes acostumbrarte a limpiar los residuos de leche de sus encías y lengua. No olvides que la leche materna tiene una gran cantidad de azúcar y es importante que los restos no queden acumulados en la boca del bebé. Para hacerlo, puedes usar una gasa humedecida o un dedal de silicona.
  • Evita impregnar su chupete con sustancias dulces. Aunque pueden ser agradables para el gusto del bebé, los azúcares de este tipo de sustancias quedarán acumuladas en sus encías y lengua, aumentando la posibilidad de padecer caries.
  • No debes limpiar con tu boca su chupete o soplar sobre su comida para enfriarla, sobre todo si tú has tenido caries, ya que puedes contagiarle las bacterias que producen esta patología.
  • Cuando los dientes de leche empiezan a erupcionar, puedes ayudar a calmar su dolor con mordedores blandos que puedes enfriar en la nevera para un mayor alivio. Además, puedes pedir en tu farmacia un gel para encías de efecto frío que ayude a tu bebé a sobre llevar mejor esa etapa.

Y CUÁNDO APARECEN LOS PRIMEROS DIENTES, … ¿QUÉ?

Los primeros dientes de leche suelen aparecer a partir de los 6 meses y es importante cepillar esos dientes desde el primer día. Por lo que, además de la rutina de limpieza de sus encías y lengua, deberás empezar a limpiar los dientes de leche.

Es importante usar cepillos específicos para esta etapa, con filamentos ultrasuaves y cortos, para garantizar que el cepillado no es molesto para el bebé y a la vez es eficaz.

Durante los dos primeros años, puedes realizar el cepillado solo con agua, pero después se recomienda introducir en su rutina de higiene dental una pasta dentífrica específica para niños que ayude a reforzar su esmalte contra la caries. Si tienes dudas sobre cúal se adapta mejor a las necesidades de tu bebé, puedes pedir consejo a tu farmacéutico de confianza.

LA IMPORTANCIA DE ESTABLECER RUTINAS

Introducir estos hábitos de higiene desde el primer día, facilitará a que el niño o la niña incluya fácilmente esta rutina en su hábito de higiene diaria.

Además, los niños suelen imitar lo que ven, por eso es importante que acompañes a tu hijo/a en esta rutina diaria y compartáis juntos este momento. Así le será más fácil incorporarlo como algo habitual en su día a día.

Se recomienda también que el bebé realice su primera visita al dentista cuando aparece el primer diente de leche, o como máximo en su primer año de vida y que se realice, como mínimo, una visita de revisión una vez al año. Si incorporas esta rutina en su vida desde bien pequeño, perderá el miedo al dentista y lo verá como algo normal cuando sea más mayor. Es aconsejable llevarlos a una clínica dental que dispongan de la especialidad de odontopediatría, ya que son profesionales habituados a tratar con niños y así la visita será mucho más llevadera.

Escribe un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad de Google y los Términos de Servicio.
*Campos obligatorios