Hoy abierto: 08:30-22:00
Mañana abierto: 08:30-22:00

Embarazo, mitos y realidades

En torno al embarazo existen multitud de creencias, algunas con bases más sólidas que otras, que nos acompañan durante los nueve meses de espera. Veamos qué hay de cierto o falso en algunas de ellas.

embarazo mitos y realidades

MITOS SOBRE EL EMBARAZO

Si la barriga es puntiaguda, será niño; si es redondeada, niña.

Lo decían nuestras abuelas y lo podemos oír aún hoy, pero esta afirmación no tiene fundamento científico. La forma de la barriga viene determinada por múltiples factores: los músculos del útero, la posición del bebé, la cantidad de líquido amniótico, la ubicación de la placenta, si es el primer embarazo o no, la estatura de la madre... Pero no por el sexo del niño.

Hay que comer por dos.

Nada más lejos de la realidad. Los expertos recomiendan mantener una dieta sana y equilibrada que aporte al feto todos los nutrientes que necesita sin experimentar un aumento de peso excesivo, lo que reduce el riesgo de complicaciones.

Los antojos provocan manchas de nacimiento.

Según los especialistas estas manchas, comunes, suelen estar causadas por un problema en los vasos sanguíneos de la piel del niño o por la acumulación de melanina. La mayoría de ellas desaparecen con el tiempo.

VERDADES SOBRE EL EMBARAZO

Aparecen manchas en la cara.

Cierto. Los cambios de coloración en la piel de las embarazadas se deben al aumento de los niveles de estrógenos y progesterona, las hormonas que estimulan la formación de melanina. Para prevenirlas, hay que evitar la exposición al sol y protegerse adecuadamente.

Es mejor dormir sobre el lado izquierdo.

Verdadero. Al dormir en esta postura se evita que el peso del útero recaiga sobre la vena cava inferior, que transporta la sangre desde las piernas, el abdomen y la pelvis hasta el corazón. Así se evitan posibles molestias.

Se producen más problemas bucodentales.

Sí. Los cambios hormonales pueden tener efectos perjudiciales en las encías y los dientes, como inflamación gingival, enfermedad periodontal o caries. Por ello, no hay que descuidar la salud bucodental.

Escribe un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad de Google y los Términos de Servicio.
*Campos obligatorios